Los cachureos del entretecho miran a los del trastero con altivez. Se creen más importantes sólo por estar más arriba, un poco más cerca de las estrellas. Pero un día, se dan cuenta de que quedan muy a trasmano.

Entonces empiezan a pedir a gritos que se les baje de ahí.

¿Te atreves a subir a buscarlos?

Más cachureos...

Madre, hoy por primera vez siento en mi cuerpo el vertiginoso, incontrolable paso del tiempo. Miro tus ojos que los años han llenado de paciencia, destilada gota a gota desde el glaciar agrietado de tus sueños de juventud. Madre, veo tu rostro curtido, como la roca que cede a los altibajos de las...
Una mirada traspasa el viento y se estrella en mi vida. Las calamidades irrumpen de la nada, sin previo aviso Cuentan las noticias.   Tengo siete vidas Me avisa  la Vida al pasar. Sin preguntar, echo a correr.   Aquí no hay lugar para fantasías Advierten los mercaderes de sueños. Aún...
Érase una vez un embudo negro. Una joven y yo caímos adentro y, casi por arte de magia, aparecimos en una isla de ensueño. Mi isla, tal y como la joven y yo —que por un tiempo fuimos una sola persona— la recordamos. Hoy el piso gris, casi traslucido está muy frío. Llevo horas, creo, de rodillas,...
    —Vine a buscar fortuna, señor— contesto al curioso de turno.     Inclinando la cabeza a modo de disculpa, esquivo la mirada perpleja de mi interlocutor y, en un vaivén de manos y traseros, vislumbro la silueta cristalina de una copa de vino. Avanzo firme hacia...
Francisca quiere morir. Otra vez. La mirada desconsolada se le cae sobre el engranaje del reloj transparente, su favorito. Desde la inmovilidad de sus ideas estancadas, Francisca adora contemplar el rodar impasible del tiempo. Pero hoy no le quedan ganas. Se levanta, camina hacia el trastero, abre...
Carla revive una y otra vez la guerra en las montañas. La tiene grabada en el cuerpo, desde muy pequeña. No puede olvidar. Fue ella quien, siendo aún una niña, pidió a su abuelo que le contara. El nono no era de esos típicos viejos que se pasaba la vida contando historias de guerra. Es más, nunca...

Retrato de familia

Carolina acaba de lograr algo increíble. Después de años, ha reunido a toda la familia dentro de un bote que va bordeando la costa de la Isla de Pascua, rumbo a su extremo suroccidental. Sólo falta la abuela, quien, a sus ochenta y tantos, se ha declarado ya no apta para estos trotes. Ha venido...
Desde el sofá en falso cuero, Carola observa los movimientos solemnes de su abuela absorta en el ritual de desplegar la bandera nacional. Igual que todos los años, la izará de un pequeño mástil amarrado de las rejas del balcón que, desde la Avenida Grecia, mira a la cordillera.  Mientras se...
—Tome asiento— invita el hombre con un movimiento amplio y gentil del brazo derecho. Con el otro sostiene la puerta, con la mirada acompaña a la candidata hasta la silla y la sigue. —Buenos días… — empieza el hombre, moviendo montañas de papeles encima de su escritorio. —Sol, puede llamarme Sol— se...
Amanda posee una habilidad innata para administrar el tiempo. Cree firmemente que si uno hace las cosas bien, no necesita darse la vuelta para mirar atrás. Fiel a sus principios, comparte el presente con parsimonia, irresistiblemente cautivada por el futuro, por todo lo que aún queda por hacer y...
     —¿Qué ha pasado?— grita Juan para sus adentros, al divisar el rostro desfigurado de la mujer.     La saludaba todas las mañanas, al pasar delante del puesto de artesanía de la esquina, camino al paradero de la avenida principal. Ella le respondía con un...
Elementos: 1 - 5 de 5

Mitos urbanos

Nuestra tradición milenaria nos impone madrugar.  Hoy, como cualquier día, me he subido al primer rayo de sol, rumbo al trabajo. He pasado a despertar con un beso en la cabecita a las dormilonas que aún no levantan sus pétalos. Esta primavera, sin embargo, hay menos. Será por todas las...
Teresa siempre ha sido minimalista. Por eso, nunca se ha acostumbrado a que Andrés tenga sus cajones rebalsados de ropa que nunca se pone. El peor de todos es el de los calcetines. Andrés tiene más de dos decenas de pares de todo tipo: cortos, largos, de deporte, de vestir, para andar en la casa,...
Los navíos piratas se deslizan sigilosos bajo la mirada distraída de los faroles que, fieles cómplices de sus fechorías, alumbran disimuladamente hacia arriba, desafiando las estrellas. Guiados por las señales intermitentes de los guardianes del cruce que, pasada la medianoche, se ponen en ámbar,...
Lo confieso: yo también lo he creído. El invierno y yo acabábamos de llegar a la ciudad. Una alfombra de hojas cubría la acera, desprendiendo olor a tierra húmeda. Salí a la calle armada de desconfianza y de mi fiel mapa. En el reverso de éste, había anotado los números de todas las micros...
Te escucho trepando por el acantilado. Insistente, te asomas a mi ventana. Descarado, invades mi habitación, te echas sobre mi cuerpo postrado por los excesos de anoche. Me empapas de tu aliento. Vehemente, me sacudes, entre sábanas agridulces de sal y humo. El aire se me precipita ruidoso a través...
La mujer está sentada en el suelo, en el centro de la habitación. A través de las persianas, las sombras cortan sin piedad superficies y contornos. Bailando al compás del silencio de la casa vacía, la vida descarada se desnuda delante de ella. Así, sin traje ni maquillaje, la mujer siente que no la...
Gran ciudad. Vendedora de sueños. Me mentiste. Me hipnotizaste con tu luces coquetas, me aturdiste con tus sonidos. Me prometiste un futuro brillante, rimbombante. ¡Maldita! No me advertiste que no cruzara la avenida. El hechizo se rompió. Terminé deseando ciegamente tus tesoros. ¡Hechicera! Estoy...
Elementos: 1 - 7 de 7

Álbum de fotos

—No me mires con esos ojos enormes… ¡Me intimidas!—  pienso mientras te observo disimuladamente, por encima del hombro. Me pregunto por qué te habrás fijado en mí. Supongo por el color de mi camisa, igual de celeste que tus ojos. Durante minutos, permanezco absorta en la contemplación de tu...
Llegaron del aire, una tarde de primavera, suaves como pétalos de flores. Quedaron suspendidos delante de mí, mirándose fijamente a los ojos, danzando un vals aéreo. Indiferentes a mi presencia, buscaron descanso en las cuerdas que salían de mis manos hacia mi compañero, quien escalaba unos veinte...
Es primera hora de la tarde, un domingo de verano. Me siento en el suelo, para buscar alivio del calor. De repente, me acuerdo de mi abuela, mujer de las de entonces, de las que esperaron a que su prometido volviera de la guerra para entregarle el resto de su vida. Mujer de esfuerzo, ...
Por el murallón inexpugnable de tu fortaleza, trepa, temerario y paciente, un minúsculo ser humano. Exhausto, introduce sus manos en una cavidad providencial ofrecida por la pared. Apoya sus dedos torpes, temblorosos, buscando agarre, luchando desesperadamente contra la fuerza de gravedad. Y, sin...
Vengo marchando exhausta, pero triunfante, convencida de haber ganado la guerra, cuando me topo de frente con el ejército enemigo. Son kilómetros de tropas compactas, impenetrables. Son cientos de miles de soldados firmes, que me observan implacables desde su álgida inmovilidad. Son los penitentes,...
Hay un lugar en el mundo donde la gente habita etéreas constelaciones coralinas dibujadas en el azul infinito. Allí, donde el transcurrir del tiempo es marcado por el incansable latido oceánico, pausado vaivén de olas y mareas, cuesta imaginar un día especial. Sin embargo, hoy lo es. Una forastera...
El aire hierve sobre el asfalto. Formas y colores danzan frenéticamente a ras de suelo, al compás aleatorio de las turbulencias atmosféricas. Sin razón, paro el auto y me bajo. Es mediodía en el desierto. Unas plumas sobresalen del asfalto, temblando bajo una brisa imperceptible, demasiado débil...
Tengo la nariz larga. Herencia genética que maldigo en mis adentros todas las veces que he de aplastar mi perfil prominente contra la ventanilla del avión. Por colmo, justo esta vez me ha tocado el asiento encima del ala que, burlona, me tapa la vista durante el descenso, dejándome apenas atrapar...
Mis suelas atropellan peldaños, ahuyentadas por el estampido de la puerta del coche de mi madre que, dos veces al día, me deposita a los pies de la escalera de la piscina municipal. Los números blancos del reloj se asoman redondos y perentorios a través del vaho, indicándome que sólo me quedan ocho...
    —Por favor, el número de matrícula de su vehículo, Señora…— ordenó perpleja la oficial del puesto fronterizo de Los Antiguos, en la Patagonia argentina, tras examinar detenidamente el morro de nuestro Suzuki Samurai.     —KZ1773— contesté aún más perpleja,...
Elementos: 1 - 10 de 11
1 | 2 >>

La isla azul

Es el último centímetro de blanco en el azul infinito. Es la eternidad en una ínfima fracción de segundo. Es la inmovilidad que se dispone al devenir.   Es el cosquilleo de una lágrima Sobre la piel anestesiada por el frío.   Es el silbido del aire filtrándose por los labios...
Majestuosas formas graníticas Surcan olas relucientes De hielo milenario. Paredes desnudas, De fría piel, Insensible a los rayos del sol.   Nada parece inmutarse En la perfección de la Montaña, Imponente reina del silencio.   En silencio se escurren Eternas cascadas de nieve. En silencio...
Miradas… Busco y me pierdo En las miradas.   La Luna sobre las montañas, El mar sobre mi piel, Estrellas en la superficie líquida Que me atrapa. Me sumerjo en el silencio Floto en la oscuridad Y me deslizo en la noche Para atrapar la mirada de una lechuza.   Mirada redonda, ámbar,...
Enormes remolinos se elevan de la superficie polvorienta, imponentes como torres. Frágiles como amapolas al viento, se disuelven. Veo quebrarse lanzas, caer cabezas, correr sangre, llover flechas, balas, bombas. Veo los cadáveres y las armas disgregarse al viento como esculturas de arena,...
El faro, el tango y la melodía de mar. Podría morirme aquí.   Mis instantes de lucidez se pierden En el ruido de fondo. Ecos de pasiones resuenan Entre mi cráneo y Los pies del acantilado.   Sólo hay pasión Si hay desesperación. No podemos amar eternamente, Por eso no viviremos...
Empiezo a correr con los brazos abiertos y siento que me elevo. Me tiro en picado por el valle. Formas y colores se fusionan y se escurren hacia atrás a toda velocidad. Ejecuto un movimiento imperceptible de las alas que me permite ganar altura y, de repente, mi horizonte se desata en la plácida y...
El océano brilla bajo el sol de un mediodía de verano. El viento a favor llena las velas, blancas, como la hoja de papel de una historia aún no escrita. Desde el azul profundo del horizonte, emerge el perfil inconfundible de mi isla. La acaricio con la mirada, después cierro los ojos y respiro...
Una partícula de luz pellizca mi retina. El paisaje empieza a desvestirse de la oscuridad nocturna y revela paulatinamente sus formas. Las sombras bailan la retirada al ritmo lento del amanecer. Las cumbres lejanas se tiñen de colores cálidos, desconocidos a las grandes alturas. Es hora de...
Noche, En tu seno sólo hay Luces y sombras.   Los colores se diluyen En tus ojos, Noche, Los ruidos se amplifican En tu silencio.   El Tiempo se dilata En tus manos. Noche, Cara oculta de la Tierra, Majestuosa puerta al Universo.   Noche, Cara oculta de las percepciones, Guardas...
Cuenta la leyenda Que en el momento exacto En que el océano devora al sol Y las aguas se tiñen de fuego, Una puerta de cristal se abre Y el tiempo se detiene Para concedernos el privilegio De tocar la eternidad.   Muchos otoños han pasado Desde que descubrí la Isla Azul. Por ella amé la...
Mi pequeño mundo era una esfera de plástico de unos veinticinco centímetros de diámetro en cuya superficie lisa están pintados océanos y continentes. Cuando niño, podía darle vueltas durante horas, estudiando en silencio ubicación, extensión y forma de cadenas montañosas y llanuras, selvas y...
    —No hay nada más allá de esto— pienso mientras la inmensidad del universo me aplasta—No hay nada más.        Las constelaciones más familiares se difuminan en el brillo de fondo de una multitud de estrellas desconocidas, nunca vistas antes. Este...
Me regala rayos de luz dorada al atardecer, soplos esporádicos de aire de mar y los gritos estridentes de las gaviotas. La ventana es mi cordón umbilical con el mundo. Es mi esperanza y mi desesperación. La amo y la odio. Hay días en que me agarro de las asperidades de la piedra y, con tremendo...
Érase una vez el Rey Midas, quien todo lo transformaba en oro. Se abre el telón. Unos pobres desgraciados piden a gritos que, por favor, se les saque de la mierda. Entonces el Rey Midas les reprocha, insinuando que algo habrán hecho para merecer caca. Algunos agachan la cabeza y se hunden en el...
Abro y cierro los ojos repetidas veces. Supino en el pasto, deslizo la mirada a ras de suelo, entre las delgadas sábanas de neblina, tendidas sobre la llanura por la mano dorada del sol. Observo las minúsculas gotas de rocío alimentando los hilos de hierba y las flores. Si yo fuera vaca, mi...
Siento en mi mejilla la caricia de una mano frágil y nudosa. La envuelvo, con ternura y respeto, profundamente conmovido, sin decir nada. Así se despidió mi viejita querida, quien siempre me esperaba paciente y, a la vuelta de mis viajes, me pedía que le contara. Ella que había vivido dos guerras...
Acostado de lado, con la mejilla derecha enterrada en la arena, miro fijamente a ras de suelo, concentrándome en la perspectiva de las hormigas, imaginándome cómo sería el mundo visto desde un milímetro de altura. Me levanto, reanudo mis pasos, por el filo de la duna. Observo hacia atrás el cambio...
Sigo el ruido de agua que brota de las vísceras del hielo. Un riachuelo corre hacia el centro de una hondonada muy poco pronunciada, donde forma una pequeña laguna, oval de piedra aguamarina a la deriva en un mar de hielo. Pocos metros más allá, el fragor de una cascada de agua se apodera de todos...
Floto en una burbuja etérea, transparente, mitad agua y mitad aire, mitad mar y mitad cielo. Nado afanosamente hacia la pared, que está igual de lejos en todas las direcciones. Una especie de principio cosmológico por el que no existe punto de vista privilegiado. Tampoco hay una dirección...
Me hundo en el agua, mirando hacia el este, hacia el abismo oscuro y frío. Sin luz ya no hay transparencia, no hay camino hacia el azul infinito, sólo hay un muro de hielo en el que me quedaría congelado, paralizado en la inmovilidad eterna. No es el hielo vivo, en que la luz juega esculpiendo los...
Elementos: 1 - 20 de 20

Nota para el lector

Para poner algo de orden en el entretecho, los textos han sido apilados desde abajo hacia arriba, en el siguiente orden: La isla azul, Álbum de fotos, Mitos urbanos, Retrato de familia y Más cachureos...

La pila de trastos está justo acá abajo. Te invito a buscar y desempolvar...

Contacto

El Entretecho lauven18@hotmail.com