La burbuja

Floto en una burbuja etérea, transparente, mitad agua y mitad aire, mitad mar y mitad cielo. Nado afanosamente hacia la pared, que está igual de lejos en todas las direcciones. Una especie de principio cosmológico por el que no existe punto de vista privilegiado. Tampoco hay una dirección preferencial en lo perfectamente simétrico, sólo el libre albedrío de escoger una dirección al azar. Nado trazando mi azarosa trayectoria espacio-temporal. Rozo con la mano la pared cristalina de mi universo.

¡Sorpresa!

Se desvanece como un sueño en una mañana cualquiera. Y me caigo. Otro mar y otro cielo me envuelven, dentro de una burbuja más grande que contenía la primera. Y así sucesivamente, nado, toco, me caigo, sigo nadando. Cuanto más nado, más me queda por nadar. Por momentos, me canso, pero sigo nadando.

 

Nota para el lector

Para poner algo de orden en el entretecho, los textos han sido apilados desde abajo hacia arriba, en el siguiente orden: La isla azul, Álbum de fotos, Mitos urbanos, Retrato de familia y Más cachureos...

La pila de trastos está justo acá abajo. Te invito a buscar y desempolvar...

Contacto

El Entretecho lauven18@hotmail.com