Encuentro en la dimensión perpendicular

Llegaron del aire, una tarde de primavera, suaves como pétalos de flores. Quedaron suspendidos delante de mí, mirándose fijamente a los ojos, danzando un vals aéreo.

Indiferentes a mi presencia, buscaron descanso en las cuerdas que salían de mis manos hacia mi compañero, quien escalaba unos veinte metros más arriba. Un colibrí se posó en la cuerda roja, el otro en la azul.

Retuve la respiración, para no perturbar el latido imperceptible de sus plumas. Pero mi compañero, absorto en la tarea de avanzar por la pared, dio un paso hacia arriba. Corrieron las cuerdas y la brisa de una tarde de primavera me robó dos preciosas esmeraldas.

Partieron en busca de otras flores que crecen horizontalmente de un suelo perpendicular, suspendido a quinientos metros de altura sobre el fondo del valle.

Nota para el lector

Para poner algo de orden en el entretecho, los textos han sido apilados desde abajo hacia arriba, en el siguiente orden: La isla azul, Álbum de fotos, Mitos urbanos, Retrato de familia y Más cachureos...

La pila de trastos está justo acá abajo. Te invito a buscar y desempolvar...

Contacto

El Entretecho lauven18@hotmail.com