La caja de Pandora

Enormes remolinos se elevan de la superficie polvorienta, imponentes como torres. Frágiles como amapolas al viento, se disuelven.

Veo quebrarse lanzas, caer cabezas, correr sangre, llover flechas, balas, bombas. Veo los cadáveres y las armas disgregarse al viento como esculturas de arena, transformados en granos de polvo, sin nombre ni historia. Son los guerreros anónimos. Son los títeres del Poder. Son todos aquellos que han perdido la vida sin tener a cambio ni siquiera la gloria.

Metros cúbicos de odio y sangre se han desbordado como un maremoto, arrastrándome hasta aquí, donde palpita el gran corazón de la tierra. De uno de los volcanes se alza súbitamente un hongo mortífero, espeso. Me quedo petrificado, como alguien que, desde la distancia, haya visto la primera bomba caer sobre Hiroshima. La tierra ruge furiosa ante la insolente belicosidad del ser humano.

Acto seguido, echo a correr. Me abalanzo sobre el cofre abandonado en medio de la llanura y abro con ímpetu su tapa, como si quisiera tirarme de cabeza al caos del mundo.

    —Y ¿la Revolución?— grito a todo pulmón, como si alguien por el otro lado pudiera escucharme.   

    Mi desesperación retumba en la desolación. La indiferencia del mundo le hace eco. Cambian los modelos políticos, las organizaciones sociales y los sistemas económicos, pero la hiedra maligna de la violencia y el abuso sigue ramificándose, trepando, a pesar de de los esfuerzos tendidos a extirparla, a pesar de los nobles propósitos y las buenas intenciones. Se la corta por un lado y vuelve a crecer por el otro, aclimatándose a los terrenos más diversos, agarrándose de superficies improbables, alimentándose de una asombrosa variedad de pretextos.

Agotado, cierro la tapa del cofre y caigo rendido sobre ella.

Nota para el lector

Para poner algo de orden en el entretecho, los textos han sido apilados desde abajo hacia arriba, en el siguiente orden: La isla azul, Álbum de fotos, Mitos urbanos, Retrato de familia y Más cachureos...

La pila de trastos está justo acá abajo. Te invito a buscar y desempolvar...

Contacto

El Entretecho lauven18@hotmail.com