La esencia del agua

Sigo el ruido de agua que brota de las vísceras del hielo. Un riachuelo corre hacia el centro de una hondonada muy poco pronunciada, donde forma una pequeña laguna, oval de piedra aguamarina a la deriva en un mar de hielo.

Pocos metros más allá, el fragor de una cascada de agua se apodera de todos mis sentidos. Al llegar al borde del enorme pozo de más de un metro de diámetro y del cual no alcanzo a ver el fondo, me acuclillo y apoyo una mano en  la pared de hielo muy antiguo. Por la excepcional intensidad del azul, debe ser milenario. Entonces acerco la otra mano a la cascada, lo suficiente para sentir la presión del agua corriente en mis dedos.

En una mano, el hielo, el agua sólida, cristalizada, fosilizada, resistiéndose al tiempo.

En la otra, el agua líquida, corriente, fluida, esquiva, que pasa para no volver.

Lo perecedero transcurre dentro de lo duradero.

Nota para el lector

Para poner algo de orden en el entretecho, los textos han sido apilados desde abajo hacia arriba, en el siguiente orden: La isla azul, Álbum de fotos, Mitos urbanos, Retrato de familia y Más cachureos...

La pila de trastos está justo acá abajo. Te invito a buscar y desempolvar...

Contacto

El Entretecho lauven18@hotmail.com