Tango de la contradicción

El faro, el tango y la melodía de mar.

Podría morirme aquí.

 

Mis instantes de lucidez se pierden

En el ruido de fondo.

Ecos de pasiones resuenan

Entre mi cráneo y

Los pies del acantilado.

 

Sólo hay pasión

Si hay desesperación.

No podemos amar eternamente,

Por eso no viviremos eternamente.

No podemos vivir eternamente,

Por eso amamos.

 

Indiferencia por la vida,

Pasión por la muerte.

Ruido de la contradicción…

¿Es eso lo que somos?

 

La voz del mar ya no me contesta,

En uno de los faros del Fin del Mundo.

 

La melodía cesará, algún día,

Y yo dejaré de bailar,

Porque ya no quedarán más tangos,

En el faro del fin de Mi mundo.

 

Entonces, déjame acá,

En el borde del acantilado,

Entre la melancolía del tango y el ruido del mar.

 

Quiero vivir,

Por siempre.

Nota para el lector

Para poner algo de orden en el entretecho, los textos han sido apilados desde abajo hacia arriba, en el siguiente orden: La isla azul, Álbum de fotos, Mitos urbanos, Retrato de familia y Más cachureos...

La pila de trastos está justo acá abajo. Te invito a buscar y desempolvar...

Contacto

El Entretecho lauven18@hotmail.com